Categorías
Elección de la Ayuda Auditiva Noticias Sin Categoria

Dos audífonos, ¿es necesario?

Una vez realizada la audiometría, prueba esencial que nos permitirá diagnosticar la posible perdida auditiva y el grado de ella, en caso de tener perdida en ambos oídos se hace necesaria la adaptación de audifonos en ambos oídos. Para el paciente asumida la necesidad de usar las protesis auditivas para mejorar su audición y al mismo tiempo su calidad de vida, se le plantea el dilema de adaptarse solamente un audífono o en ambos oídos.

La respuesta para el audioprotesista es clara, para poder oir y entender con claridad es necesario el uso de los dos audífonos pero el paciente-cliente piensa que solo es un intento de “vender” dos audífonos.

Para que el paciente entienda la necesidad de adaptar dos audífonos necesitaremos una serie de pruebas que confirmen al paciente esa necesidad.

Una de las pruebas que realizan los audioprotesistas es la logoaudiometría, de gran utilidad para evaluar no sólo cuánto oye un paciente, sino cuánto es capaz de comprender, lo que se conoce como reclutamiento (recruitment). Las personas con poca capacidad para comprender tienen más dificultades para adaptarse a los audífonos.

Por otra parte, ante la pérdida auditiva bilateral conviene adquirir los dos audífonos a la vez, ya que utilizar un solo audífono no garantiza una buena audición, de la misma forma que nadie utiliza un solo cristal en las gafas.

La sordera de un solo oído es poco común, lo que sucede con mayor frecuencia es que la pérdida de uno es más acusada que la de otro, pero la persona afectada oye mal con los dos. Y de la misma forma que el óptico gradúa los dos cristales de las gafas, el audioprotesista debe ajustar la audición de ambos oídos.

Por esta razón, disponer de dos audífonos ante un caso de sordera bilateral es fundamental para disfrutar del efecto de estereofonía, ya que permite mantener el equilibrio, conocer el origen del sonido y localizar las señales acústicas. Aun así, hay personas que aunque necesitan dos audífonos, sólo utilizan uno por razones estéticas, por parecer menos sordas o por ahorrar dinero.

El balance de esta decisión es negativo ya que la ausencia del efecto estereofónico hace que en un ambiente ruidoso o en una reunión familiar los afectados se desorienten, no entiendan las distintas conversaciones y renuncien a utilizar el audífono.

Sin embargo, quienes optan por utilizar los dos desde el inicio, una vez habituadas, no renuncian a ellos salvo contadas excepciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.